Bitch, please


No recuerdo de dónde la sacamos pero no tardamos en utilizarla y añadirla a nuestro vocabulario como una expresión más. Bitch, please.

Al principio, sólo la utilizábamos nosotros y fuimos acotando su significado hasta usarla como sinónimo de «por supuesto» o «es obvio».

– Voy a la nevera, ¿quieres algo?

– Bitch, please.

Luego se nos escapaba en otros entornos.

– ¿Desearán ver la carta de postres?

– Bitch, please.

En aquella ocasión, el camarero mantuvo la postura hasta que le contestamos «sí, por supuesto. Muchas gracias».

Os podéis imaginar la cara del concejal cuando le respondimos al unísono «Bitch, please» a la pregunta de si consentíamos contraer matrimonio.


*Este relato está incluido en el ebook Cuentos para leer a remojo que puedes descargarte gratis.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s