Los estigmas de la valla


No lo comprendéis. Soy ilegal. Siempre seré ilegal. Aunque las fronteras hayan cambiado en los últimos 30 años, España sea la tercera potencia africana y mi país tenga más oro bajo sus pies de lo que podríamos imaginar. Soy ilegal porque estos estigmas me han marcado de por vida. La valla, la maldita valla de Melilla y sus cuchillas dejaron una huella imborrable en mi cuerpo, ya resquebrajado por el paso del tiempo, para que no olvide  jamás que una vez no fui humano. Y una vez es para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s