Un hombre educado


Caminaba por la acera una señora de unos 60 años, vestida de manera elegante pero sin resultar exagerada. Como le vio un poco perdida, le llamó desde su coche.

—¡Buenos días, señora! ¿Puedo ayudarle en algo?

Lo que la señora vio fue a un hombre sentado en su coche, con la ventanilla bajada, el motor en marcha y el codo apoyado en la puerta. La otra mano la tenía sujetando el volante. Llevaba gafas de sol y lo que a todas luces parecía un peluquín, pero no quiso ser maleducada apuntándolo.

—Buscaba esta calle —le dijo la señora mostrándole una dirección apuntada en un papel.

El hombre echó un vistazo al papel y asintió.

—Está un par de calles más abajo. Cuando llegue a una frutería que hace chaflán, tome la calle de la derecha y luego la siguiente a la izquierda.

Le hizo un breve dibujo en la parte de atrás del papel donde marcó con una equis el destino que buscaba la señora así como la calle en la que se encontraban ellos y trazó con unas líneas intermitentes el camino a seguir.

Ilustración para el cuento corto Un hombre educado de Nuria Muro

La mujer sonrió al ver la claridad de aquel esquema.

—Muchísimas gracias, caballero. Es usted un hombre muy educado.

El hombre le devolvió la sonrisa.

—Que tenga un buen día.

—Igualmente —respondió ella y continuó su camino.

—Eso espero —murmuró él.

Siguió a la señora por el retrovisor hasta que dobló la esquina de la frutería y le perdió la vista. Justo en ese instante, sonaron las alarmas del banco.

Era la señal.

Agarró el volante con las dos manos y esperó a su compañero. Este llegó con rapidez, abriendo brúscamente la puerta del coche y metiéndose dentro junto con un par de bolsas de basura a rebosar de billetes.

No había cerrado la puerta cuando el hombre educado emprendió la marcha y puso el coche dirección norte saltándose semáforos y señalizaciones e ignorando la sirena del coche patrulla que les seguía, cada vez, más lejano.

Su compañero reía en la parte de atrás.

—¡Un buen día, colega! ¡¡Un buenísimo día!!


*Este relato está incluido en el ebook Cuentos para leer a remojo que puedes descargarte gratis.
Anuncios

2 thoughts on “Un hombre educado

    • nuriamuro

      ¡Muchas gracias! Se me ocurrió tras ver varios episodios de personas que podían ser muy educadas en el trato personal pero que eran perniciosos para la sociedad.

      Saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s