El chófer


Sabes que a tu madre no le caigo muy allá y ha encajado mal verme esperándola en la estación para llevarla a casa. Me ha dado la maleta y sin mediar palabra ha salido a la zona de estacionamiento, ha encontrado mi coche y ha esperado a que llegara para que le abriera la puerta.
Se ha sentado atrás, como si yo fuera su chófer o ella en un taxi.
Aunque al principio parecía que podía oír sus pensamientos criticándome por cómo tomo las curvas, o si revoluciono demasiado el coche o yo qué sé, al final ha sido tan silenciosa que he dejado de escuchar su mente y he perdido la noción de que la llevaba detrás.
A medio camino, ha comenzado a sonar en la radio Staying Alive. Me encanta esa canción. Me recuerda a cuando éramos jóvenes. He subido el volumen y sin darme cuenta, me he puesto a cantarla.
Sólo he tomado consciencia de que estaba cantando a grito pelado cuando tu madre me ha acompañado en los coros y me ha ayudado con los falsetes.

Anuncios

2 thoughts on “El chófer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s