La paradoja del cura


Nunca llegó a comprender por qué cada domingo iba menos gente a misa. Y eso que daba apasionados sermones (broncas, según sus feligreses) acerca de la importancia de ir a misa.

Quizá algo tuviera que ver que diera esos sermones a la gente que ya iba a misa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s