Malabares


Palpaba la tragedia. Su marido no era bueno con las manos, para qué iba a negarlo. A nada que tuviera más de dos cosas entre las manos, se volvía torpe y se le caían al suelo.

Viéndolo salir del coche, con las llaves de casa, el maletín y el abrigo, le recordó a su primera cita, cuando trató de quedar de caballero y al abrir la puerta se le cayó la bufanda y cuando fue a agarrarla se salió del bolsillo de su chaqueta el móvil y cayó al suelo también con tan mala suerte que tropezó con su propio tobillo al tratar de recoger la bufanda del suelo y lo pisó. Resultado: bufanda manchada, pantalla del móvil rota y una novia con muchas dudas.

Al final, la noche mejoró porque demostró tener otras aptitudes que lograron eclipsar sutorpeza, pero ahora, cuando le veía abrir la puerta de atrás del coche para desabrochar el cinturón de su hija de tres meses, tuvo que saltar:

-Cariño, déjala, ya la sujeto yo.

Anuncios

One thought on “Malabares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s