Un vendedor de mierda


Le llamaban sirria, pero en realidad era mierda. Caca de oveja. De sus ovejas. Pastaban y cagaban en el mismo sitio. Luego él recogía las deposiciones en sacos y las subía a su carro, las llevaba al pueblo de al lado y las intercambiaba por paja. Dividía la paja en dos. Una mitad era para las ovejas, la otra para mezclarla con sus cacas y generar más estiercol. Volvía al pueblo de al lado con el apreciado abono y lo intercambiaba por más paja. La bola de caca crecía semana a semana hasta que logró hacerse con un imperio de mierda.

Su hijo odiaba cuando sus compañeros del colegio privado le preguntaban a qué se dedicaba su padre.

Anuncios

3 thoughts on “Un vendedor de mierda

  1. Gi

    Me encanta 🙂 Hoy he visto además un documental sobre hipopótamos y cómo socializan haciendo caca y expandiendo los excrementos con la cola. Fascinante 😀
    Por cierto, ya te lo he dicho en twitter pero te comento aquí también que tienes un premio en mi blog 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s